El primer rayón de un cuaderno es el más difícil.

Antes de él, queremos lo mejor. Nos contenemos. Nos frenamos. Una vez rayamos, ya sabemos que no va a ser perfecto.

En este punto nos liberamos y el cuaderno empieza a tener propósito.


Texto copiado de "El blog de dumpa", gracias a su Anti-copyright.